El Agua

Para poder entender de una manera clara y resumida de la contaminación micro-biológica en combustibles hemos separado los tres principales elementos que entran en juego en éste fenómeno, en este apartado abordamos el Agua.

A lo largo de los años se ha comprobado que la presencia de agua libre en un depósito o tanque de almacenamiento es la única posibilidad que hay para que exista un desarrollo de contaminación microbiana en el combustible.  El agua propicia que bacterias, levaduras y hongos se desarrollen alimentándose del gasóleo y utilizando el agua (principalmente)  como medio más propicio para su desarrollo.

"Si hay contaminación, hay agua en el combustible, aunque sea una pequeña cantidad."

Por diferencia de densidades entre el agua y los combustibles, el agua suele colocarse en la partes más bajas de los sistemas de combustibles, tuberías y depósitos.  Puede encontrarse como una capa separada del combustible en el fondo de tanques pero también como una capa nebulosa de gotas microscópicas en suspensión en el gasóleo.

No son necesarias grandes cantidades de agua en los combustibles para que se posibilite el desarrollo de colonias de microorganismos, para algunos tipos de bacterias y hongos pequeñas cantidades de agua son suficientes para su desarrollo.

Origen del agua en el combustible. 

1. Presencia legal de agua en los GASÓLEOS. 
El agua siempre ha estado presente en los combustibles en una mayor o menor proporción. En España en la actualidad el límite máximo de presencia de agua en los gasóleos esta fijada por ley en los 200 mg/kg. Esta presencia legal de agua no representa ningún problema ni para la estabilidad del propio combustible ni para su uso ya que se encuentra emulsionada (mezclada) con el producto.

2. Condensación.  
La oscilación  de temperaturas en el combustible produce tanto la evaporación del agua emulsionada en el combustible, como la condensación de la humedad que hay en el aire que ocupa las partes vacías de los depósitos de almacenamiento. Partículas pequeñas de agua se acumulan y aglutinan en la parte alta de los depósitos y cuando varias gotitas de agua se juntan entre sí se van hacia el fondo del tanque de combustible. Gota a gota se genera un pie de agua (fondo de agua) en los tanques de almacenamiento.

3. Decantación. 
Una escasa rotación del producto puede propiciar que el agua emulsionada en el gasóleo se separe por sedimentación en el fondo del depósito o tanque donde se encuentra almacenado.

4. Higroscopia - Absorción de agua ambiente. 
El incremento ene l porcentaje de mezcla de biocarburantes, principalmente el biodiesel, puede hacer que esta vía de captación de agua se haya hecho más importante. El FAME (biodiesel) es un producto que tiene una capacidad de higroscopia mucho mayor a la que ya tenia el propio gasóleo.


5. Aporte exterior de agua. 
De manera accidental durante la utilización de las instalaciones o por defectos de diseño de las mismas, el agua puede llegar al tanque de combustible por: conexiones, uniones y juntas defectuosas, acumulación de agua en arquetas (muy habitual) tapas, etc...
También cabe la posibilidad de que el aporte de agua pueda haberse introducido por un problema en la cadena de suministro (aguas de lastre de barcos cargueros, vaporizado de cisternas …) y que aun teniendo la instalación perfectamente mantenida y vigilada el aporte de agua nos venga de otro punto de la cadena de suministro que escapa a nuestro control directo.